Buscar
  • David Ramirez Castillo

El perdón. Un síntoma de crecimiento personal.

Actualizado: 16 de nov de 2020

El perdón es una virtud que podemos ofrecer tanto a los demás como a nosotros mismos. De hecho, para poder darlo a los demás, primero tenemos que ser capaces de usarlo con nosotros mismos. Es un producto derivado del amor: si no somos capaces de amarnos a nosotros mismos y reconocer en nosotros la majestuosidad de la naturaleza humana, no seremos capaces de considerar a los demás como buenos.


Hemos de saber que todos, absolutamente todos, tenemos "defectos" y cometemos errores, por lo que hay que aprender a perdonarse a uno mismo y también a perdonar a los demás para poder alcanzar una plenitud de vida y de esa forma ser más felices. Un dato: el 80% de los errores que cometemos o de lo que consideramos defecto, se muestra de forma involuntaria e inconsciente. No hacemos el mal de forma deliberada y voluntaria.


La mayoría de nuestros errores son la muestra de un no poder comportarnos como queremos sino como podemos. ¿Y entonces qué es comportarse mal, cometer errores, tener fallos o defectos? Es una muestra de herida emocional.


La envidia, así entendida, sería la ira que me produce ver que los demás tienen algo que yo no puedo tener -nos habla por tanto de carencia personal-; los celos, serían la muestra del miedo a la pérdida del otro, por quedarme solo o sin la valoración que me da el otr@ - es entonces inseguridad personal por no haber tenido un afecto incondicional en las primeras etapas de la vida-; la adicción, sería el uso de una sustancia o el hábito de realizar un comportamiento para aliviar un malestar emocional - por tanto un dolor emocional no resuelto que se alivia con un paliativo como el alcohol, la pornografía, las compras o las redes sociales.... Podríamos poner innumerables ejemplos sobre nuestros errores y su significado, sobre los errores de los demás y el daño que nos han causado.


Todos sabemos que hay cosas, hechos, momentos vividos, que son muy difíciles de perdonar, pero quien realmente es sabio y cuida su salud mental, encuentra en el perdón, así mismo y al otro, la herramienta perfecta para evitar el odio, el rencor, la rabia, la frustración, la impotencia... que tantas veces no nos dejan continuar con nuestra vida y nuestro crecimiento.


Despréndete de tus heridas, de tu culpabilidad y del daño que te han causado, solo entonces serás libre. Solo entonces sabrás, que no eres digno de ser amado por ser perfecto (en esa perfección que entiende el mundo como el no fallar jamás), sino por ser tu, por ser humano, que ya es suficientemente perfecto (entendiendo humano como el que aún fallando, tiene la capacidad de enmendar el error y de perdonar liberándose del odio, a quien comete errores). ¿No es mucho más perfecto este mecanismo? Los beneficios del perdón son inmensos para la salud mental y la salud física, pero sobre todo, son la muestra de que nos hemos sentido amados por alguien, sin condiciones y sin límites, ya que aún fallando, nos amaba inmensamente. Perdonarse y perdonar, es por tanto síntoma de apego seguro, de sentimiento de filiación, de haber crecido con seguridad en el amor. Crecer así es sinónimo de libertad interior.


13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo